Casos Mancera y Gómez Urrutia: dos lecturas constitucionales de soberanía